Para la ministra de educación, Isabel Celaa

Buenas noches, Señora Ministra

No puedo dormir y había pensando en escribirle a usted con todo mi respeto y dolor. Me gustaría que algún día pudiese leerme y entenderme, que algún día le llegara esta carta de alguna manera.

Verá, le quería contar que tengo dos niños preciosos:

Marcos tiene nueve años recién cumplidos y es alegre, fuerte y muy gracioso. Le encanta estar con sus amigos y le chifla Súper Mario.

Lucía es preciosa, tiene 12 años y su pasión es el mar y dibujar. Hace unos dibujos maravillosos llenos de color. A los 18 meses de vida fue diagnosticada de autismo. Ella tiene mucha dificultad en el área social y comunicativa, tiene una gran destreza en matemáticas y es una artista de las tecnologías.

Estos son mis dos hijos, han ido juntos durante 6 años al mismo colegio. Con Marcos todo ha sido muy fácil, todos los profesores le han dejado entrar en clase, ha ido a las excursiones, nos han avisado del día de sus reuniones, le han enseñado, no ha estado solo en los patios, durante el confinamiento han hecho un blog en el que tenía actividades diarias, etc. Todo una maravilla.

Con Lucía ha pasado todo lo contrario; no le han dejado entrar en clase porque a su profesora le ponía nerviosa y no quería que estuviese allí, no ha ido a alguna excursión, en ocasiones no nos han avisado del día de las reuniones o otras cosas, hemos dependido de la buena voluntad para que le enseñaran y la dejaran estar, ha pasado sola casi todos los recreos, durante el confinamiento no tuvimos noticias de nadie hasta un mes y medio después y porque escribimos un correo, etc. Le podría contar el dolor que llevo en el alma y la impotencia en muchas ocasiones pero prefiero no cansarla con mi problema y hablar de Lucía y tantos otros como ella que viven cada día de sus vidas la segregación pura y dura en la escuela que tenemos ahora. Ojalá solo fuese Lucía pero no es así y le pido a usted que nos ayude y haga algo, por favor.

Yo no quiero que mi hija vaya a un colegio de educación especial porque, desde mi humilde opinión, cuando separas y clasificas estás excluyendo y segregando. Tampoco quiero que mi hija vaya a un colegio ordinario que llaman inclusivo donde no tenga sus necesidades cubiertas, donde no la dejen entrar en su clase y tenga que pasar largas horas en el aula TEA, donde no se la reconozca como una persona que es, donde no es nadie…

Yo, señora Ministra, no quiero «inclusiva», tampoco quiero especial. Yo, lo único que quiero es que usted construya, con ayuda de todos, una sola escuela para todos y cada uno de los alumnos y donde no quede nadie fuera. Donde no tengamos que depender de la suerte o buena voluntad. Yo quiero que mi hija pueda tener autismo sin ser discriminada. Una escuela única sin distinción ni etiquetas. Una escuela para TODOS.

Esa es la manera justa de reconocer la diversidad, de aprender unos de otros porque todos tenemos cosas que enseñar y aprender. Una manera justa es una sola escuela que cubra todas las necesidades y que nunca aparte a ningun alumno por ningún motivo.

Sabe, Señora Ministra, yo sueño con esa escuela todos los días. Ojalá usted pueda concederme ese deseo a mí y a tantos otros que tenemos el mismo sueño. Un sueño muy justo que reconoce el verdadero valor de todas y cada una de las PERSONAS.

Muchas gracias.

Belén Jurado

19 comments for “Para la ministra de educación, Isabel Celaa

  1. Nuria Villa Fernández
    10/07/2020 at 2:09 pm

    Gracias Lucía, Belén y Marcos! Soñemos despiert@s! El camino hacia la Educación Inclusiva para todas las personas sin excepción es imparable! ABRAZO grande e inclusivo 😘🌼🌻♥️🌈

    • luciaysuflor
      10/07/2020 at 2:10 pm

      Gracias a tí, Nuria. Un abrazo fuerte

  2. Petra
    10/07/2020 at 2:38 pm

    Gracias por escribir por nuestros hijos que luchan por ser aceptados en la escuela i aniversarios….etc.
    Ellos son niñ@s …. gracias por hablar por todos.

    • luciaysuflor
      10/07/2020 at 2:52 pm

      Muchas gracias, Petra. Un abrazo

  3. 10/07/2020 at 3:17 pm

    Gracias por poner en palabras la historia de muchas familias y nuestros peques.

    • luciaysuflor
      10/07/2020 at 3:20 pm

      Gracias a vosotros

  4. 10/07/2020 at 3:57 pm

    Preciosa carta. Ahora todos juntos a trabajar por esa escuela con la que soñamos, la escuela para TODOS!!

    • luciaysuflor
      10/07/2020 at 3:59 pm

      Muchas gracias, Elvira. Un abrazo

      • Alma Rosa Souza García
        12/07/2020 at 6:42 am

        Lucia va abriendo camino por todos…❤️

  5. Elvira González
    10/07/2020 at 5:31 pm

    Qué familia más grande. Nos vemos reflejados totalmente en Lucia y en Marcos.
    Mi hija Águeda, melliza de Yago, con 7 años ya me decía que no entendía por qué su hermano iba a otro colegio si habían nacido y viven juntos; ella dice que le va a enseñar todo lo que se le está negando que para eso está ella, dá soluciones donde la administración no las da, una niña no puede echarse a su costado la responsabilidad de la exclusión. También se le ocurrió que quizás ella “podría ir al colegio de su hermano y cambiarse aunque fuese repitiendo curso”, no puede ser hija, tampoco te dejan entrar a ti allí.

    Mamá esto tiene que cambiar.

    Una niña vive ya la desesperación de la exclusión, se siente frustrada, se siente no escuchada, se siente dolida y responsable por algo que ella ni quiere ni ha hecho.

    Su hermano es su mejor aliado, y ella es la mejor maestra que tiene Yago y la que hemos nosotros.

    Qué triste!

    • luciaysuflor
      11/07/2020 at 9:51 am

      Gracias Elvira. Un abrazo enorme

  6. Marta
    10/07/2020 at 7:34 pm

    Deberíamos organizarnos para conseguir que tengan derecho a que los maestros que los atienden estén formados en aacc, o al menos, conozcan sus características para dejar de verles como niños molestos/ raros/etc”… Que hubiera comprensión hacia sus formas de ser y sentir ya sería un avance…saber atenderles a nivel educativo es un arte que entiendo que es algo más complejo. Gracias a todos y todas los que dais visibilidad al tema!!!

  7. Mari Carmen
    10/07/2020 at 7:50 pm

    Gracias por tu lucha incesante , por tu buena voluntad , por ayudar a tantas personas que se sienten reflejadas en esa pequeña parte de una historia que muchos seguimos desde hace ya unos años .
    Por ponerle nombres y apellidos que eso es ser de muy valiente y por hacernos ver que se pueden cambiar normas y que todos tenemos mucho que aportar a esta sociedad, solo tienen que dejarnos demostrarlo.
    Un beso enorme Belen .

    • luciaysuflor
      11/07/2020 at 9:55 am

      Muchas gracias por tus palabras, un abrazo enorme

  8. Merche
    11/07/2020 at 10:14 am

    Muy cierto Lucía, DERECHO♥️

  9. Wenda
    12/07/2020 at 4:47 pm

    Pues he de decir que me parece muy triste su historia. Soy maestra de pedagogía terapéutica en Galicia y llevo años ejerciendo como sustituta interina y funcionaria. He de decirle que todos estos años ningún alumno de educación especial fue segregado, he ido a excursiones con ellos, se ha promovido su inclusión en el aula siempre, aunque a veces es necesario tener momentos de trabajo individuales para trabajar temas específicos que lo requieran, he preparado diariamente con mis compañeros material en la cuarentena para un alumno TEA concretamente.
    Si usted vive esa situación denuncie, pero denuncie a jefatura territorial y que inspeccionen cuáles son las medidas del centro, hágase oír. Y si no la escuchan una vez envíele quejas reticentes. Esa será su mejor baza para alcanzar su objetivo.

  10. Susana
    14/07/2020 at 9:56 pm

    Una escuela inclusiva en teoría es lo que usted indica, lo que ocurre es que hay en muchos casos en la práctica lo que hay es «integración», que es esperar que el alumno se adapte a la escuela y no la escuela al alumno que, en teoría es la escuela inclusiva. Dicho esto, todo mi apoyo y empatía a su situación. Yo ahora estoy inmersa en la atención a la diversidad ( también llamada pedagogía terapéutica o PT), he de decirle que conozco integración en colegios ordinarios y con aula de educación especial en colegios ordinarios, y visto esto, estoy más a favor de los colegios de educación especial, tras ver la realidad de cómo se trabaja, porque al final, lo que se trata es que la niña esté a gusto entre sus compañeros, sea aceptada y tratada como una igual, que el centro tenga los recursos y el personal suficiente para cubrir las necesidades (que deberían ser cubiertas las de todos los niños con NEE y sin NEE), en fin…sinceramente, a lo mejor comprobar por usted misma la realidad de las opciones educativas que tiene y sopesarlas todas, con la mente lo más abierta posible, sería bueno. La educación, en este país, por desgracia se ve modificada a menudo por cada cambio de gobierno, los padres son los que mantienen la verdadera continuidad educativa, porque los ministros van y vienen. Las leyes cambian, los maestros nos pueden durar un curso…los padres toda la vida. Mucho ánimo.

  11. Sara
    16/07/2020 at 11:16 pm

    Me ha encantado tu carta. Luchemos por una educación personalizada inclusiva.
    Tenemos que hacernos oír.
    Si se puede!!!!

    • luciaysuflor
      16/07/2020 at 11:16 pm

      Muchas gracias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: