No puedo obligar a nadie…

No puedo obligar a nadie a que quiera estar un ratito contigo, a que llame para preguntar cómo te va, a disfrutar de ti o secarte las lágrimas. No puedo obligar ni exigir a nadie a que te invite a un cumpleaños o te salude por la calle…
No puedo obligar a nadie a que te quiera pero yo te quiero con toda mi alma.
Somos pocos pero te queremos mucho y estamos muy orgullosos de tu esfuerzo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: