El barrio de la vergüenza

Estoy en la caja de un gran supermercado pagando y de buenas a primeras se escuchan risas, mofas y todo lo que no os podáis imaginar. Por los grandes cristales se ve un señor abriendo las cremalleras de una pequeña tienda de campaña. Había pasado allí la noche…
Yo me digo a mi misma: no puede ser que se rían de él, como si él estuviese allí por gusto.
Alguien se ha parado a pensar por qué está ese señor allí, ¿qué ha pasado en su larga vida para que duerma en la calle? ¿Podemos pensar cómo se siente en esas largas horas de toda la noche?
¿Le gusta estar ahí o no le queda otra opción?
Entiendo que le des algo para que coma o por el contrario no lo hagas pero…reirte o insultarle mientras no te oye ¿te hace mejor?, ¿eres más gracioso/a?
Puede que yo no entienda mucho, que sea una ignorante pero todo esto es lo que se me pasa por la cabeza cuando veo a alguien así. Primero me pregunto si de verdad él quiere estar ahí y la respuesta la tienen sus ojos cansados y tristes.
No me quedaban muchas monedas en el monedero pero me acerqué a darle las que tenía y le regalé mi chaqueta vieja. Bueno…al menos hoy podrá comer y no pasar frío por la noche, como mis hijos, aunque la sociedad se sigan riendo de él que es mucho más fácil.

Mientras, me acordé de este vídeo de Nacho…el barrio de la vergüenza…
Lo invisible, lo indecible, lo detestable

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: