Tenemos que creer a Marcos

Cómo echo de menos tu voz, que me cuentes cómo estás o que necesitas, sobre todo cuando estás malita y lloras en silencio…
Vas a cumplir 11 años y tus pensamientos no son como los de aquella niña de 3 y 4. Avanzas pero despacito, pronto serás una mujercita y necesitarás cosas que no están en los pictos o dibujos.
Eso es lo que más echo de menos, tu voz, tus pensamientos…
Aún así seguimos trabajando para que puedas hacerlo algún día. Marcos dice que no me preocupe, que lo conseguirás con nuestra ayuda. Dice que no estás sola, que está él y que al próximo cumple que lo inviten vas tú por él…

Y tenemos que creer a Marcos, tenemos a la gente que quiere estar con nosotros y nos van a ayudar. No son muchos pero el autismo tiene eso, que solo te deja a los que de verdad quieren estar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: