Sigo gritando…

A veces pienso el motivo del porqué estoy aquí y me cuesta creerlo… Pasan días y años y yo sigo gritando, cada vez más alto, pero muchas veces creo que sin sentido pues pocos me escuchan. No me gustaría estar aquí, lo reconozco, pero había algo en mi interior que me decía que debía hacerlo porque algún día serviría para algo…
Hoy ha sido ese día.
Gracias a todos los que me escuchan.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: