Para el equipo de orientación que valorará a mi hija el curso que viene.

En el curso que viene Lucía será valorada por el equipo de orientación para decidir cuál será su próximo destino…
Antes de que se pongan a trabajar en esa tarea, que supongo será difícil, quería decirles algunas cosas:

1. Lucía es una PERSONA, sé que esto suena redundante pero muchas veces nos fijamos solamente en esa etiqueta que lleva mostrándose en cada informe, en cada anotación…

2. Lucía tiene derecho a una educación solo por ser un ser humano. Hablo de que es un derecho humano, no es un favor…

3. Llevamos largos años de situaciones incómodas y excluyentes; de echarla de clase, de mandar a todos trabajos y a ella no. De ir de unos a otros para conseguir que entre en clase, de reuniones fallidas, de muchas lágrimas y decepciones y a pesar de todo, quiero confiar en vosotros una vez más, en vuestro trabajo que espero que sea, ni más ni menos, lo que se merece y lo que es suyo.

4. Yo sé que sabéis como es Lucía, que tiene dificultades y «conductas inapropiadas»…sé que tiene limitaciones y que no es fácil pero hay cosas que también debéis saber y algunos sí lo demuestran.
Lucía tiene muchas virtudes y muchas cosas buenas. Podría nombrar su pasión por el dibujo, la música, los puzzles, los animales, el mar, el ordenador. A través de todas estas cosas positivas podemos sacar partido a otras negativas. Sé que estos contenidos no son lo primordial aunque deberían. Entonces, valorarlo todo, por favor.

5. No me sirve lo del «siempre se ha hecho así »

6. Una de las cosas más importantes que siempre suelo repetir en mis escritos es que yo soy una madre, nada más y que a mí no me gusta quejarme y hacer todo lo que hago por redes sociales. Que nadie se confunda, no nos queda otra opción ni a mí ni a otras muchas familias. A mí me gustaría estar haciendo otras cosas y cuesta, que nadie piense que esto es un placer, para nada se acerca a eso. Tiene sus consecuencias pero como alguien que quiero mucho dijo una vez, las familias y en realidad los niños y niñas tienen mucho más que perder que la escuela.
En realidad, todo este trabajo que tan poco os gusta ni siquiera mi hija lo verá si alguna vez sirve pero sé que hubo muchas madres que, de alguna manera, lo hicieron antes que muchas de nosotras para dejar un poquito mejor el mundo para nuestros hijos y se lo debemos.

Espero que vuestra valoración sea justa, quiero confiar una vez más en que existe un mundo que cabemos todos, de verdad. Quiero creer que a Lucía se le respetaran sus derechos y tengo mucho miedo a que no sea así.

Quiero que valoreis todo lo bueno que tiene mi hija y que pueda vivir en una sociedad libre de prejuicios y de miedo a lo diferente.

Gracias

Belén

Imagen de Jose Blas García.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: