No lo es

-¡Hola Lucía!

-¡Hola Cristián!

-¿Cómo estás, Lucía?

-¡Contenta! (sonríe)

-¡Adios, Lucía!

-¡Adios, Cristián!

Esta es la conversación de hace unos días en la puerta del antiguo colegio de Lucía con un excompañero del aula TEA.

Corta, concisa, sin más matices… pero preciosa.

Y dirán, ¡pero si esto es una tontería!

No lo es, las personas con autismo les cuesta relacionarse y demostrar sus sentimientos. La conversación se desarrolló con una sonrisa en la boca y surgió de la nada.

No lo es, esto es un avance.

Y, ¿ya está?

Sí, ya está.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: