Los ojos no brillan hablando de cualquiera.

No te brillan los ojos hablando de cualquiera y yo no hablo de cualquiera, hablo de Lucía.
NO es un número ni un expediente o un informe que pasa de orientador en orientador o de profesor a profesor…

Mi hija es una persona y quiero que la traten como eso, quiero que se involucren y aprendan de ella. Quiero que se hable y se actue como si fuera una más porque es una más, le pese a quien le pese.

Dejemos de esconderlos, dejemos de ignorarlos, dejemos de olvidarlos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: