Las flores no solo sirven para olerlas

Las flores no solo sirven para olerlas, ni solo para ver lo preciosas que son y cuidarlas…
También sirven como un símbolo de guerra en contra de la segregación y exclusión.

Debajo de esa flor de Lucía hay dos libros: «Educación, hándicap e inclusión» de Nacho Calderón y «La mirada de Ángel» de María Luisa Fernández.
En mis días más tristes leo páginas sueltas de cada uno de ellos y me ayudan a seguir, me ayudan a resistir.

Saquemos nuestras flores, que los derechos no son favores y que TODOS tengamos las mismas oportunidades.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: