La Pulserita

Yo no sé para qué sirven las pulseritas de acceso a personas con «discapacidad» en los parques de atracciones,  agua etc
Se supone que son para evitar esperas pero a la entrada sólo hay una taquilla y tienes que esperar más de 70 personas en una lenta cola con lo que eso conlleva.

Después, en una de las atracciones de 7 a 12 años (eran unos toboganes medianos y varios pasadizos con agua) he subido a ayudar a Lucía a que se decidiera tirarse por el tobogán (yo sabía que la primera vez le iba a costar y que luego le encantaría pero hacía falta ese pequeño empuje, nada más) empiezan a sonar silbatos por todas partes y yo no sabían que se dirigían a mi, (estaba ocupada intentando que Lucia me entendiese) hasta que se acerca un chico y me dice:
-Señora, tiene que bajar de ahí, no pueden subir adultos.
-Sí claro, le digo, pero tenemos la pulsera. Estoy intentando ayudar a mi hija, no tardo nada, enseguida bajo.
-Tiene que bajar ya, aquí al lado hay un pequeño parque de niños pequeños en el que pueden estar las dos.
-Ya, pero Lucía puede subir a cualquier atracción y se supone que la pulsera es para ella y un acompañante. No tenemos que limitarnos a estar en un pequeño parque todo el día. Te repito que ella puede subirse a cualquier atracción.
Después de un largo silencio en el que no sabe que contestar, me dice:

-Espera, voy a preguntar
-Claro, pregunta.
Yo sigo arriba cada vez que Lucía quiere subir y después de un largo rato viene y me dice que me puedo quedar.

A veces,  parece que con una pulserita quieren callarnos la boca pero hay que cumplir las «condiciones» y no pensar que las personas con «discapacidad» ( por llamarlo de alguna manera, a mi me gusta más  llamarlo PERSONAS) tienen que limitarse a estar en  una cierta zona de niños tengan 3, 9, 12, 25, 47 o 80 años.

¡Venga ya!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: