La fiesta

Allí estaba, en la fiesta acuática que había en la piscina. Lucía se tira desde un tobogán muy alto, voy corriendo para sacarla del agua y allí estaba María, una coordinadora de la fiesta.

Todos llamábamos a Lucía para que viniese al filo de la piscina. A ella le gustaba mirar como caían del tobogán por debajo del agua y tardaba en venir. Me pongo nerviosa pensando que otro niño puede tirarse, no verla y hacerse daño y le digo a María:» es que no nos entiende, por eso tarda más»
A ella le asombra mi aclaración y me dice: » cada niño necesita su tiempo, no te preocupes» pero yo noté que hacía falta aclararlo.
Después, dejaba lo que estuviese haciendo y sacaba a Lucía cada vez que se tiraba por el gran tobogán con un cariño inexplicable. Parecía que nos conocía de siempre y era la primera vez que la veíamos.

Mientras, esperando en una de las filas, una niña le dice:

¡Hola Lucía!

Ella contesta muy despacito: ¡Hola!

-¿Cómo te llamas? le pregunto.

-Me llamo Carla, mi mamá trabajó contigo y me ha dicho que siempre que vea a Lucía le hable mucho y esté con ella. Sin palabras me he quedado…

Al terminar la fiesta le doy las gracias a María y le digo que si alguna vez quiere echar un ojo, tengo un blog que se llama «La Habitación de Lucía»
De momento le cambia la cara y se le pone el vello de punta. Me dice enseñando el brazo: Mira mi brazo, yo conozco ese blog y conozco a Lucía pero no sabía que era ella.
Me he emocionado con ella y creo que ella con nosotros.

Tengo que decirlo y me produce algo que no sabría explicar pero este pequeño espacio que empecé hace años, ha llegado al corazón de muchas personas y hoy me quiero quedar con eso y con que Lucía, algún día, lo lea y lo entienda.

Muchas gracias a TODOS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: