La capacidad de un niño nunca  puede determinar sus derechos

La pregunta no es:

¿Por qué ese niño o niña no puede estar con todos juntos en la escuela?

Para mí, la pregunta o preguntas son:

¿Qué pasa en esa escuela para que no podamos estar todos juntos? ¿Qué pasa en ese sitio donde no aceptan a algunas personas? ¿Qué pasa para que unos titulen y otros no? ¿por qué nos invitan a salir? ¿ por qué, a veces, nos obligan?
¿Dónde están las administraciones y los derechos para que ocurra esto?
¿Por qué no podemos estar todos en la misma escuela que, por cierto, es obligatoria? ¿Por qué existen sitios para unos niños y para otros no?
Si todos convivimos juntos aprenderemos a vivir la realidad.
En el mundo existen personas con discapacidad, gitanos, pobres que muchas veces son excluidos de la escuela.
¿Por qué? ¿Quiénes son los responsables de esto?
Estos son los problemas, no el niño o la niña.
La capacidad de un niño nunca puede determinar sus derechos .

Dice Silvana Corso en este vídeo :

«Hay que reconocer a cada uno como una persona, valorarla por lo que es, estimularla en sus aprendizajes animando a correr las barreras de nuestras propias expectativas. Una institución educativa que no da respuesta ni espacio está muerta, por lo menos para mi. La sociedad que sueño y que es posible porque para que una sociedad cambie el cambio debe iniciarse en la escuela, uno de los primeros lugares de socialización del hombre.»

Gracias, Silvana y Cata por enseñarnos tanto y tan bien.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: