La avispa

Dicen que las personas con autismo no se comunican. A veces escuchas: «No se entera, está en su mundo, déjalo…»

Se dicen muchas cosas  y lo peor es que se creen, la sociedad se lo cree y actúa como si fuesen así: incomunicados se podría decir ¿no?
Bueno, pues como yo creo que hay muchas formas de comunicarse os pongo dos ejemplos:

Lucía quiere ir a dormir y dibuja la primera foto, como a mi me extraña porque ella nunca quiere irse a dormir, jeje le pregunto si tiene pupa (como ella dice) y me dibuja la segunda foto, que me ha encantado y os cuento por qué:

Este verano le picó una avispa en la piscina, y aprendió a decir pupa y a señalar dónde le dolía. Era algo que ya veníamos trabajando desde hacía tiempo.

Pues con estos dos dibujos me está diciendo que está malita y que quiere dormir.

Hay muchas formas de comunicarse, solo hay que encontrarla.

Este texto va dirigido a algunos (no todos) los profesores que no quieren encontrarla.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: