Estamos hablando de PERSONAS, no de cosas

Creo que en realidad, por mucho que puedas imaginar, no eres madre de verdad hasta que no se complican las cosas. Es entonces cuando de verdad, sin que nadie te haya enseñado, tienes que sacar todo lo que tienes dentro para defender lo que crees que es justo para los tuyos.
En ese enfrentamiento contigo misma y con el mundo entero, dices tus pensamientos una y otra vez y no entiendes como pueden juzgarte o creer que estás loca. ( conozco a muchas madres y padres locos de remate, muchos profesionales lo piensan).
Creen que tenemos tanto dolor dentro que solo decimos tonterías pero en realidad, dentro de su corazón, saben que ellos harían exactamente lo mismo o quizá más que nosotros mismos.

He trabajado por muchos años en Sanidad, sé que no es lo mismo ponerse en el lugar del paciente o no ponerse. Sé que tienes reglas y que el partido lo puedes jugar como quieras, tienes la opción de elegir ponerte en su lugar o quizás en el lugar de ese niño o niña con autismo, síndrome de Down, etc….También puedes elegir no hacerlo.

Ponte en el lugar de esa madre o de ese padre, de ese niño, niña, joven, abuelo. Ponte en el lugar de ellos, piensa que son familia tuya y que vas a actuar conforme a ese parentesto. Actúa y cuando llegue el siguiente, hazlo igual.

Estamos hablando de PERSONAS, no de cosas.

Fotografía de Mariano Grueiro

Post navigation

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: