El reloj

A lo largo de la vida de Lucía hemos comprado varios relojes para enseñarle la hora. Nunca han tenido resultado, no aguantaba más de 10 minutos con el puesto.
Ayer compramos uno, no sabíamos bien para quien era…probamos un ratito ella, otro yo, otro Marcos. Al final se lo puso Lucía y hasta ahora no se lo quitado, eso sí, lo entiende y nos dice la hora, al menos, cada 5 minutos. Está deseando que se la preguntes, jeje

Muchas cosas llegan a través de los años y con mucho trabajo pero merece la pena.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: