Diálogos para re-pensar la ¿inclusión?

Unas 800 personas pudimos escuchar ayer a Nacho Calderón, desde Argentina, en una charla muy interesante llena de sabiduría y experiencia que merece la pena ser escuchada. En ella se mencionaron algunas palabras que escribí para Lucía, hace algún tiempo, y que llevan a la reflexión de porqué siempre la culpa es de los niños o personas nombradas por su discapacidad y no del profesional, administración, entorno, etc.

«Que Lucía tenga autismo nos relaja en nuestras acciones o sentimiento de culpa. La culpa es exclusión y de ella se alimentan informes, técnicas, extraescolares, etc etc etc«

Muchas gracias por llevarnos contigo, Nacho. Es un honor muy grande tenerte cerca.

Nuestra bandera: las flores
Nuestro mensaje: «Educación, hándicap e inclusión»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: