Colores

Ayer me pilló Lucía con unas lagrimillas en los ojos, me abrazó y me repitió una y otra vez esta frase: «Mamá, llorar no»
( era la primera vez que lo decía)

Hoy, en la fila del colegio, estaba nerviosa, no quería esperar y entonces nos pusimos a jugar a «colores».

Mamá: rojo

Lucía: verde

Mamá: amarillo

Lucía: violeta

Mamá: marrón

Lucía: rosa

Mamá: blanco

Lucía: dorado

Mamá: negro

Lucía: verde botella

Mamá: púrpura

Lucía: púrpura clarito

Mamá: naranja

Lucía: gris

De repente se abre la puerta, coge a una niña de la mano, avanza unos pasos y se para para decirme:
«Mamá, casa llorar no»

Las personas con autismo tienen sentimientos, quieren y NO viven en su mundo. No hay dos mundos.

Sueñan, piden deseos y muchas veces se cumplen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: